Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado - Guy de Maupassant