No lean, como hacen los niños, para divertirse o, como los ambiciosos, para instruirse. No, lean para vivir. - Gustave Flaubert